dijous, 25 de gener de 2007

La verdadera historia de Grass Shopper

Si, la noche fue tranquila cuando pisé esta ciudad por primera vez. Llegué al punto de las 3 y no conocía a nadie. Encontré un hombre barbudo, de edad avanzada, que me vendió algo de hierba y me fui a fumarla a mi catre. Aún me dolía la espalda por el asiento del tren. Hacía tiempo que no fumaba algo tan bueno, me alegré y le llamé.

- si?
- hola, Eugenio... tienes discos vírgenes?
- de un giga o para grabar todas las temporadas de los soprano?
- no, algo más... necesito grabar toda la saga rocky ^^'
En unas horas ya lo tenía... me puse tan ciego y estaba tan buena, que pensé que era momento de ascender en la escala evolutiva, llegar a ser el vendedor. No veas que movidote, eh! Era fumarse uno delante en un banco del parque, y tener una cola de chavales pidiéndome. No quise caer en esa tentación, son muy jóvenes y aún están estudiando, aún me echarían la culpa de sus malos modales, sus tunnings y sus mierdas generadas por la incompetencia de profesores y padres. me fui al barrio de moda, dónde los lofts y las paridas neo-mod-aberrantes, con sus decorados tan kistch y sus bares de ambientes liberales y sórdidos. Me senté en la plaza que tenían los modernos como punto de reunión. Me fume uno bien cargado de hierba, esa onda expansiva de olor se desató y aquellos cools men & womenolieron y me persiguieron hasta echarme de la plaza, no querían yonquis con ellos, ellos solo se metían cristal, opio, emedé y fumaban crack en sus salas de ensayo y grabación antes de cometer incesto con el mal gusto. Pero no querían yonquis.

Ahora vivo en un barrio obrero de la ciudad, me cruzo con pintadas que dicen "ojo rojo que te cojo" (que alarde de originalidad, que poderío, que vergüenza, que hijos de puta) y voy por el lado más fumado de la vida. Trabajo lo menos posible, gracias a mi clase benestante (me sostengo bien sin comer mucho) y me busco la vida en la botánica para fumar calidad. Claro que siempre hay excepciones, la cosecha nunca es suficiente :( y se ha de salir de compras, toda una experiencia. Pero Eugenio nunca me defrauda.
Así que este soy, the grass shopper. que así en ingles da más glamour y queda más xic. A otros ratos, cuando la fumada me lo permite, soy escritor amateur de chuminadas sin sentido que iré posteando por aquí para vuestro entretenimiento, disfrute y descojone o indiferencia; y para mi divertimiento personal. Y alguna que otra tontería interactiva que me pasen, pues también.


i'm the grass shoper

"i'm newest in the city


you know any dealer?
"